La Bachata: Música del Amargue.

 

 

La bachata, es una música popular bailable, originaria de la Republica Dominicana. Se considera un hibrido del bolero rítmico junto otras influencias musicales, como el Son Cubano, entre otros. En el pasado fue desdeñada como música de las clases bajas, y era conocida como música del amargue (cargada de expresiones de amor–desamor, nostalgia, y donde la mujeres es fuente originaria de amor y deseo). A partir de los años 80,con Luis Días, y de los 90, con autores como Juan Luis Guerra y Víctor Víctor, se produjo un cambio en la visión de esta música, al articularla de una manera distinta, penetrando en todos los estratos y espacios sociales. Actualmente y gracias a las nuevas formas digitalizadas de producción, este genero goza de una muy reconocida dimensión internacional.

 

La estructura musical, es 4 por 4. Se toma un compás de 4 tiempos para bailar. La pareja inicia el movimiento hacia la izquierda del hombre ( derecha de la mujer) dando 2 pasos laterales (1,2,3 (chassé)), el 4º tiempo es el que marca el cambio, en el que los bailarines puntean con el pie en el suelo, y dan un pequeño golpe con las caderas sin exagerarlo demasiado para no deformar la estética. El siguiente movimiento es igual al anterior pero en sentido contrario.

 

Tras la asimilación del paso básico, la variedad de movimientos, desplazamientos, giros  y cruces, es enorme, dependiendo de la imaginación del momento.

 

Los instrumentos de la bachata, son los siguientes: 1 ó 2 guitarras con percusión de maracas, claves, tambores de bongo, güira y a veces una marimba. No usa instrumentos de viento.

 

En cuanto a los estilos de bachata, cuando las danzas se exportan a países con distintas costumbres y tradiciones, sufren las consiguientes modificaciones de estilo e interpretación propias de cada región del mundo hacia donde se dirige, por lo tanto, en Europa, no hemos heredado la habilidad motriz ni el ritmo africano, mientras que en la India, por ejemplo, se baila con estilo que recuerda a las danzas folclóricas del país, y en Japón o China, se deja notar la influencia oriental de estas regiones, por lo tanto, la bachata se adapta transformándose a la idiosincrasia de cada lugar.