EL ENVEJECIMIENTO SE COMBATE BAILANDO.

 

La pérdida del rendimiento mental, de la memoria y la demencia senil pueden ser casi un hecho al alcanzar cierta edad. El Instituto Centroeuropeo de Tecnología (CEITEC), adscrito a la Universidad Masaryk, realiza una investigación para demostrar los efectos positivos del movimiento corporal en la salud cerebral.

Personas mayores de alrededor de 70 años se reúnen varias veces a la semana para bailar al tempo de diversos ritmos, marcados por la instructora Pavlína Vaculíková, quien comenta a Televisión Checa.

"Practicamos bailes que son sencillos y ahora nos acercamos a ritmos africanos y griegos. Se nota que logran hacer los pasos cada vez mejor". 

El ejercicio no solo consiste en seguir la música, sino también en charlar mientras se baila y así entrenar la sincronización de ambas actividades sin perder la concentración en ninguna de ellas.

Parte de la investigación consiste en observar comparativamente la plasticidad cerebral antes y después del proyecto mediante resonancias magnéticas. La jefa de la investigación, Irena Rektorová, del centro CEITEC, agrega.

"La demencia lleva a la pérdida de la corteza cerebral. Por supuesto que el movimiento no puede detener el proceso neurodegenerativo del cerebro, pero sí pensamos que lo desacelera". 

Se trata de una pesquisa a largo plazo y que requiere de cientos de datos para ser del todo constatada. Sin embargo, son los mismos ancianos quienes por experiencia propia confirman que desde que han comenzado a bailar se sienten mucho más lúcidos.

Una de las bailarinas asiduas, Drahomíra Rutarová, comenta que asociar los nombres a las caras ya no es un problema cuando se topa con conocidos por Brno y que ya puede hacer mercado sin listas, pues su memoria está simplemente entrenada. De hecho, ya no le es necesario ir tanto al mercado, pues prefiere pasar más tiempo bailando.

Otro de los testimonios los da Jaroslav Majerčík, a quien ahora no se le pasan las fechas importantes.

"Tengo cada vez más nietos y soy capaz de acordarme de las fechas de sus cumpleaños. Hasta me acuerdo de la fecha de mi matrimonio que fue el 3 de marzo de 1979, lo cual aprecia principalmente mi esposa". 

Parece así que dentro de poco los científicos de Brno ya podrán afirmar que vivir es bailar y viceversa.

Las 7 claves de porque ligas más si bailas salsa, bachata o cualquier otro baile social.

¿Alguna vez te has preguntado si con el baile se liga más? La respuesta ya la sabes, y está claro que sí. Bailar ayudar mucho a ligar, al menos a conocer a personas del otro sexo.

Seguramente si has empezado a bailar salsa, bachata o kizomba hace poco, o estás pensando en apuntarte a clases de baile, o hace tiempo que bailas ya conozcas a alguien que ha conocido a su pareja bailando salsa, bachata o cualquier otro baile social, ¿me equivoco?

Hoy queremos contarte que no es cuestión de suerte ligar más con el baile, sino que cuando estás metido en este mundo, te das cuenta de que se generan múltiples oportunidades para hacerlo ya que experimentas continuamente alguna de estas 7 claves de por qué se liga si bailas salsa.

1. Romper el hielo para entablar la primera conversación

Cuando estás en una sala de baile es habitual que te quedes hablando unos segundos con la persona que acabas de bailar. En ese instante le preguntas cómo se llama, qué hace, entabláis una mini conversaciónmientras os miráis a los ojos, os dais las gracias por el baile y luego simplemente os despidáis hasta la próxima vez que bailéis.

Esta situación se da muy a menudo también en las clases de baile, ya que bailas varias veces durante la hora que dura la clase de baile, así que mucho mejor.

 “Bailar ayuda a entablar la primera conversación con una persona”.

2. Desactivar las barreras para tener el primer contacto físico

Cuando bailas con una persona, aunque no os digáis nada, ya estáis rompiendo la barrera del primer contacto físico y desactivando las barreras naturales que levantan en ambientes sociales tanto los chicos como las chicas.

Pero cuidado que según como lo hagas, puede pasar absolutamente lo contrario.

¡No te conviertas en un sobón ni una tocona, por favor!

 “El contacto físico en el baile ayuda a eliminar las barreras naturales de las personas”.

3. Tener el baile como punto en común con las personas

El baile es un magnífico punto de unión entre personas.

Cuando perteneces al mundo del baile es muy fácil hacer un plan para quedar con personas, ya que siempre tenéis un tema del que hablar y una excusa perfecta para quedar.

Podéis salir a bailar, practicar pasos de clase, hacer una escapada salsera o simplemente ir con el grupo de clase.

“bailar te permite tener siempre un tema en común del que hablar”

4. Actuar con naturalidad

Los contactos puntuales con personas desconocidas son habituales en el mundo del baile porque esa es la esencia del baile social, en general hay buen rollo y se respira un ambiente idóneo para relajarse y pasarlo bien.

Las personas al pasarlo bien y disfrutar de la experiencia del baile estamos más relajadas y cuando bailas con alguien todo fluye, es más sencillo ser tú mismo, ser transparente, actuar con calma y naturalidad.

Por eso a veces salta una chispa y surge una química instantánea con la persona que estás bailando y ayuda a conocer a esa persona.

“Todo es más natural, relajado y fluido cuando bailas”

5. Guiar y dejarse llevar con clase

Es frecuente que aquellos que guían a la chica con la tensión adecuada, al ritmo que toca, con seguridad pero con delicadeza, sutileza y pensando en ayudar a la chica a que baile bien, sean vistos con muy buenos ojos.

Igualmente el chico ve con muy buenos ojos a aquellas chicas que son fáciles de llevar, se dejan guiar y que sonríen frecuentemente.

En este punto recurriremos al famoso dicho que dice…

"Aquella persona que se mueve y baila bien, …. bien”

6. Coincidir varias veces en días y lugares diferentes

Una de las mejores cosas de este mundo es que pase lo que pase es muy probable que os volváis a ver.

Puede ocurrir en una sala de baile, en clase, en una salida con amigos, en un congreso de baile etc…

Esto en este mundillo es ideal ya que si un día te pareció interesante y no pudiste pedirle el teléfono es posible que volváis a coincidir y así tendrás otra oportunidad para hacerlo.

“Pase lo que pase os volveréis a ver otra vez”

7. Sonreír, sonreír y sonreír

Y por último lo que para mí es lo más importante.

“Sonreír es la clave de la atracción

Al estar cerca y estar en contacto físico es fácil y natural que os riais con sinceridad.

De repente tras un pisotón o un movimiento extraño se te escapa una carcajada, sigues bailando sin más y se crea esa magia única y tan especial del baile.

Conclusión

Bailando se crean muchas oportunidades para conocer a personas del sexo opuesto en un entorno relajado y divertido.

Conoces a personas con las que tienes un vínculo, coincides frecuentemente, sonríes constantemente y simplemente lo pasas muy bien.

Por eso es muy fácil crear o apuntarte a planes para salir a bailar con amigos para que sigas disfrutando de lo bonito que es bailar.

Así que te animamos a que salgas a bailar y experimentes tú mismo todos los beneficios que tiene bailar salsa, bachata o cualquier otro baile social.

 

En este apartado de la web, iremos colgando artículos de prensa escrita y de opinión acerca del mundo de la música y del baile, sobre sus indiscutibles y múltiples beneficios físicos y psíquicos, de interés para todos los aficionados a este poderoso mundo.

 

Por qué su jefe y su médico querrán que salga de fiesta

 

Es la última moda en Nueva York: bailar a primerísima hora de la mañana para rendir mejor. Eso sí, no sirven alcohol

           

 

Muchos de los estudios científicos de los últimos años en torno al baile han ido demostrando que mover el esqueleto es mucho más que un momento de desfogue y diversión. O incluso de puro arte escénico. En las investigaciones llevadas a cabo por la psicóloga Sabine Koch, de la Universidad de Heidelberg (Alemania), se descubrió que las sesiones de baile de media hora eran suficientes para disminuir los síntomas de depresión y aumentar los niveles de vitalidad en los pacientes de un psiquiátrico. Otro estudio de la universidad coreana de Wonkwang, dirigido por Young-Ja Jeong, no se limitó solo a los enfermos crónicos, sino a los adolescentes con "tendencias depresivas normales”, y encontró que bailar disminuía en todos ellos las reacciones de ansiedad y hostilidad.

Tal vez estas reveladoras investigaciones acerca de los beneficios del baile sean algunas de las razones que empujaron a Matthew Brimer y Radha Agrawal a organizar en un local de Brooklyn (Nueva York) una de las últimas tendencias en el mundo del trabajo. No tiene que ver con las tarteras ni con los cócteles al finalizar la jornada laboral, e implica algo que, a priori, podría parecer una barbaridad: poner el despertador una hora antes para asistir a una daybreaker. Son fiestas a las 7 de la mañana donde no se sirve alcohol ni ningún tipo de sustancia tóxica. Simple y llanamente: entretenimiento y relax a través de masajes, yoga, talleres de haiku (poesías japonesas), bebidas orgánicas y, sobre todo, mucha música para no dejar de bailar. Persiguen empezar la jornada laboral de una forma saludable, con mayor vitalidad y una mente más despierta. Ejercitarse por la mañana, según el entrenador personal José Miguel del Castillo, ayuda, además, a ganar masa muscular.

“Podríamos definir las daybreaker como un movimiento a primera hora de la mañana [a las 6 si quiere asistir a clase de yoga] para comenzar la jornada con una desconexión total. Se trata de estar aquí y ahora, rodeado de gente estupenda, amigos, buena música y una increíble atmósfera de energía positiva”, explica Matthew Brimer. El guateque mañanero es tan efectivo, según sus promotores, como una clase spinning, y consigue que las personas lleguen a sus respectivos puestos de trabajo con un buenrollismo a prueba de marrones. “No hay estudios científicos acerca de los efectos positivos en las personas que acuden a las daybreaker, pero lo que escuchamos de nuestros seguidores es que una vez que se marchan, se sienten inspirados y vigorosos para el resto del día, tanto a nivel físico, como a nivel mental y creativo”. No es de extrañar si se tiene en cuenta que, como afirman los estudios de la Clínica Mayo, los ejercicios cardiovasculares y aeróbicos, y bailar es uno de ellos, distribuyen oxígeno y nutrientes a los tejidos del cuerpo, y ayudan a que el corazón y los pulmones trabajen mejor.

 

La expansión de un fenómeno

 

Así, las bondades del hábito bailar-antes-de-trabajar comienzan a extenderse. En la daybreaker que se celebró en el W Hotel Union Square de Nueva York el 13 de noviembre, se juntaron 250 personas. Y en una de las más recientes, que se celebró en el Supperclub de la ciudad de San Francisco, hubo alrededor de 450 individuos brincando al sonido de la música electrónica e hidratándose con zumos de fruta. “Se trata de tener un momento de desconexión y diversión antes de ir al trabajo. Es amor. Y es mindfulness”, añade Brimer. Este original movimiento ya está en acción en diferentes ciudades de Estados Unidos y del Reino Unido, y sus citas se comunican a través del Facebook de Daybreaker Movement y de su página web, donde también se compran las entradas, que rondan los 25 dólares [21 euros] para quienes solo quieran danzar, y 40 para quienes también quieran hacer algunas respiraciones y meditación antes de moverse al ritmo que marque el DJ. “La verdad es que todo empezó como un experimento social y proyecto artístico al mismo tiempo, pero a la gente le gustó tanto que ahora se ha transformado en un movimiento con más fuerza. Y esperamos expandirnos de forma internacional en los próximos dos años”, aclara su creador.

ENTREVISTA | CUATRO RAZONES POR LAS QUE UN BAILARÍN MARCA LA DIFERENCIA EN LA CAMA

Daniel y Desirée, campeones del mundo: 'Bailar bachata mejora tu vida sexual'.

 

En pleno boom bachatero, son muchos los que se dejan seducir por las canciones que están popularizando cantantes como Juan Luis Guerra, Romeo Santos o Prince Royce. Si hay una pareja que no para de bailar bachata por los cinco continentes es la formada por los sevillanos Desirée Guidonet y Daniel Sánchez. Bicampeones del Mundo de Bachata 2012 y 2013, nos cuentan su relación más íntima con la bachata y cómo este ritmo ha cambiado su vida personal y, sobre todo, sexual.

        Me Compartir

yDesirEmpezaron a bailar bachata en sus ratos libres, pero la magia y la química que transmitían no pasó desapercibida para nadie. Ganaron el Campeonato de España de Bachata en 2010 y, a partir de ese momento, no han parado de viajar por el mundo entero extasiando a sus fans con una forma de bailar que ha marcado tendencia.

 

Humildes y con un gran sentido del humor, saben que son una pareja envidiada, no sólo por sus físicos espectaculares, sino por la complicidad y sexualidad que desprenden. Conscientes del interés que despiertan, acceden gustosos a compartir con Correr y Fitness sus secretos de alcoba. Estos son los motivos por los que aseguran que la bachata mejora la vida sexual de la pareja.

 

 

  1. Mejora la comunicación. "Antes de dedicarnos profesionalmente a esto, la bachata supuso para nosotros la forma más romántica de comunicarnos sin expresión verbal; el baile es comunicación, y la bachata, su música y melodía, es sensual y especial para nosotros", confiesa Desirée. "La conexión y el lenguaje que desarrollas con tu pareja a la hora de bailar este ritmo es tan personal que hace que el sexo cobre otro sentido", afirma Daniel.

 

2. Mejora nuestra resistencia y forma física.


"Es obvio que la bachata tiene muchas ventajas para la vida sexual en pareja… es un baile que favorece nuestro rendimiento, nuestro ritmo cardiaco, nuestra musculatura, nuestra elasticidad y nuestro movimiento corporal y disociación. Por lo tanto y, claramente… ¡aporta beneficios a la hora de practicar el sexo!", dice divertida Desirée.

 

3. Ayuda a despertar la pasión.


Ritmo sensual y sexual, actualmente la bachata se baila de manera lenta y romántica, y el hombre y la mujer sienten el cuerpo el uno del otro, con indicaciones atrevidas y movimientos seductores. Esa pasión, que comienza en la pista de baile cuando se baila con la pareja, se mantiene en la intimidad, como nos asegura Desirée: "Encuentras mayor química, percibes movimientos de tu pareja antes desconocidos por las contorsiones, ondulaciones y el ritmo que aprendes con este baile. Bailando segregamos adrenalina, los cuerpos sudan, la música fluye y los cuerpos se ven obligados a expresar más”.

 

4. Mejora la confianza en la pareja.


En el mundo de los ritmos latinos es habitual bailar durante horas, cambiando frecuentemente de pareja, lo que puede provocar que aparezca el fantasma de los celos… para Dani y Desi todo es cuestión de confianza: "Lo principal es entender que el baile es baile, y nada más. No es fácil conseguir evitar los celos, puesto que es algo natural, incluso positivo porque te hace ver lo importante que eres para tu pareja o lo importante que es ella para ti. Siempre es primordial confiar y tener claro que entiende el baile fuera de la pareja igual que tú, sólo con el fin de practicar y disfrutar. Una cosa divertida es que cuando ves a tu pareja bailar con otra persona, la puedes llegar a ver mucho más sexy y atractiva, y sentirte orgulloso de saber que la otra persona sólo disfruta de tu pareja esos tres minutos de canción, y tú disfrutas siempre de ella", nos cuenta Dani, con la sonrisa pícara del que se sabe envidiado.

4 Razones Por Las Que Todos Los Hombres Deberían Aprender A Bailar

Así que esta nota está dedicada a ellos.


Disfrútenla !!

#14 Mejora nuestra actitud

ballroom
El bailar un ritmo bien movido como salsa, u otro más tranquilo como tango, nos llena de alegría y positivismo. Mejora nuestro humor, nos hace sonreír, luego de una clase de baile siempre salimos con otra actitud hacia la vida.
Es imposible salir de una clase de baile enojado.

#13 Nos ayuda a vencer la timidez

danza árabe
Al asistir clases de baile siempre vamos a conocer gente muy agradable con la cual nos va a tocar interactuar.
A medida que vamos aprendiendo los pasos y conociendo el ritmo nos sentiremos más confiados y esto ayudará a nuestra autoestima.

#12 Mejora tu autoestima

"Forever Tango" Press Preview
Bailar logra que uno pierda la vergüenza y la timidez. Logra que uno se sienta cómodo con su cuerpo, mejora nuestra postura y hasta la forma que caminamos. y esto hace que aumente la confianza que tenemos en nosotros mismos, dentro y fuera de la pista de baile.

#11 Libera adrenalina y endorfinas

Merengue
Esto hace que nos sintamos con la energía al máximo y que se estimule nuestro sistema cardiovascular.

#10 Puedes bailar a cualquier edad

???????????????????????????????
No existe una edad ideal para comenzar.
Si eres joven y quieres acercarte al baile eres bienvenido por la comunidad. Y si eres de edad “avanzada” también eres bienvenido.

#9 Bailar logra que las personas disfruten más de la música

Aprender a bailar te ayuda a apreciar la música asociada con el estilo de baile que estás aprendiendo.
Vas a sentir mucho más el ritmo y los distintos instrumentos. Conocerás más autores, compositores y bandas.

#8 Te ayuda a mantenerte en forma

breakdance
Bailar es la mejor opción para los que quieren bajar de peso de una manera paulatina y entretenida.

#7 Es bueno para los huesos y articulaciones

ballet
A medida que uno se va poniendo más “viejo”, comienzan a aparecer de a poco el dolor en las articulaciones, y también aprendemos el significado de la palabra osteoporosis.
Bailar regularmente es algo que nos ayuda a desarrollar buenos tejidos conectivos, además de aumentar la movilidad y lograr que estiremos nuestros músculos. Y todo esto mientras nos ejercitamos de una manera segura.

#6 Podrás quedarte dormido más fácilmente

flamenco
Descansar es igual de importante para la salud del cuerpo que hacer ejercicios y comer sano. Desafortunadamente, no muchas personas duermen las horas necesarias y casi siempre es porque simplemente no se pueden quedar dormidos.
Hacer ejercicios regularmente que acondicionan el cuerpo, que nos permitan liberar energías, sonreir más y liberar endorfinas en nuestro cerebro, nos asegura tener un buen descansar cada vez que nos vamos a dormir

#5 Te vuelves más flexible

hip hop
Las personas por lo general olvidan la importancia de la movilidad y la flexibilidad. A medida que vas siendo más flexible, vas a sufrir menos de dolores de espalda, cuello contracturado y dolor muscular. También vas a minimizar el riesgo de esguinces y podrás moverte libremente.

 

 

#4 Menos estrés

swing
Los movimientos rápidos, las vueltas, incluso los pasos mal dados son siempre acompañados por risas y diversión. Esto nos relaja, distiende y nos ayuda a olvidar nuestras tensiones y preocupaciones.
Cuando estamos estresados, siempre estamos enojados y deprimidos… pero eso siempre se soluciona con una buena sesión de baile, ya que después de bailar siempre quedamos calmados y felices.

#3 Te conviertes en miembro de una comunidad

Además de que conoces nueva gente y logras hacer nuevas amistades en la ciudad donde vives, vas a pasar a formar parte de una comunidad mucho más grande. Viajes a la ciudad del mundo hacia donde viajes, siempre vas a conocer gente que también sabe y disfruta bailar, y que te va a hacer sentir bienvenido en su comunidad.

#2 Conoces gente nueva

Tango
Bailar es muy divertido y es una de las mejores formas de estimular tu vida social.
No hay peor sentimiento que estar en un casamiento, cumpleaños o cualquier tipo de fiesta, y ver como todas las personas empiezan a bailar mientras que tú te quedas aislado por temor a hacer el ridículo.
Cuando aprendes a bailar, nunca más vas a experimentar esa fea sensación.

#1 ¡Es divertido!

Bailar es una expresión corporal magnífica para liberarte y sentirte a pleno.

 
 
 
 
 

 

 

El baile cura el estrés, la depresión y el dolor de cabeza.

 

 

Un estudio realizado con adolescentes de entre 13 y 19 años demuestra los efectos beneficiosos de esta actividad para la mente 

 

Una investigación realizada en la Universidad de Örebro (Suecia) con 112 niñas de entre 13 y 19 años con problemas de ansiedad, depresión o fatiga, así como con dolores de cabeza, espalda, cuello y hombros, ha demostrado que el baile es una actividad muy beneficiosa para la salud mental. Tras ocho meses de baile, las jóvenes sometidas al estudio mejoraron su estado de ánimo, su autoestima y la capacidad para enfrentarse a los problemas diarios, además de ver reducidos sus síntomas psicosomáticos. 


 

La depresión, el estrés, la fatiga e incluso el dolor de cabeza que sufren las jóvenes puede aliviarse mediante la práctica asidua del baile, según se extrae de un estudio en el que participaron 112 niñas de edades comprendidas entre 13 y 19 años. 

Anna Duberg, doctorando en la Universidad de Örebro (Suecia), llevó a cabo en el Hospital Universitario de Örebro un estudio titulado “Influencing Self-rated health among adolescent girls with dance intervention” (“Influencia en el estado de salud autoevaluado de niñas adolescentes mediante una intervención basada en el baile”), que ha sido publicado por la revista Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine.

Con él, Duberg se propuso investigar si una intervención basada en el baile podría influir en la salud autoevaluada de adolescentes con problemas como el estrés y distintos síntomas psicosomáticos que habían solicitado la atención de los servicios médicos del colegio por ansiedad, depresión, fatiga y dolores de cabeza, espalda, cuello y hombros. 

Las participantes se dividieron en dos grupos de manera aleatoria: en uno de ellos se incorporaron 59 niñas que asistieron a clases de baile y en otro grupo, de control, se incluyó a 53 niñas que no modificaron sus hábitos. 

La intervención consistió en una clase de baile de 75 minutos de duración, dos días por semana durante ocho meses, y su objetivo fue más lograr una diversión mediante el movimiento que alcanzar una buena técnica. 
 

 
Mejora de la salud. El descubrimiento clave del estudio fue que las niñas que practicaron el baile mejoraron su salud autoevaluada en mayor medida que el grupo de control. 

Los resultados también mostraron una participación elevada y una experiencia positiva, lo que sugiere que este método puede resultar positivo para las adolescentes que interiorizan sus problemas. 

Según las conclusiones de la investigación, la práctica asidua del baile podría considerarse una estrategia adecuada para prevenir y tratar el decaimiento del ánimo y la depresión. 

El baile también aumentó la autoestima y la capacidad para enfrentarse a los problemas diarios en comparación con el grupo de control. 

El efecto positivo se apreció ocho meses después de que terminaran las clases de baile. El 91 % de las niñas del grupo que acudió a las clases consideró que el estudio supuso una experiencia positiva. 

En relación al trabajo, la Dra. Anna Duberg señala en declaraciones recogidas por CORDIS: “Según estos resultados, a pesar de problemas como el estrés y los síntomas psicosomáticos (y otros retos posibles derivados de la adolescencia femenina), el baile puede inculcar un nivel de compromiso mayor e influir de forma positiva en las participantes, lo que contribuiría al mantenimiento de otros hábitos saludables adquiridos. A la larga, (el baile) puede desembocar en un estilo de vida más sano”. 

Otros beneficios.

Los beneficios del baile se han estudiado en distintos trabajos anteriores. El baile se considera como una forma de desarrollar muchos de los atributos que emergen en el desarrollo de un niño. 

En el plano físico, esta actividad aumenta la flexibilidad, la capacidad de movimiento, la fuerza física y la resistencia. Los movimientos repetitivos del baile también mejoran el tono muscular, corrigen posturas defectuosas y aumentan el equilibrio, la coordinación y la salud cardiovascular. 

En el plano mental, el baile es capaz de mejorar la autoestima y las capacidades sociales y de comunicación y al mismo tiempo desarrollar confianza y aliviar el miedo a mostrarse frente a un público. 

Los niños suelen moverse de forma natural y aprender patrones de movimientos con tanta facilidad como aprenden un idioma. Además, el baile puede considerarse como una forma de expresión muy eficaz desde una edad muy temprana.

 

¿Qué pasa en nuestro cerebro cuando bailamos o escuchamos música?

 

Aprender a bailar cualquier estilo no sólo es bueno para nuestro cuerpo, sino también para el cerebro. Así como lo estás leyendo. Los movimientos que se requieren para las coreografías permiten que los músculos generales se impliquen, incluyendo los del lóbulo frontal

 

Pero atención que lo mismo ocurre cuando se nos da por bailar frente al espejo o cuando estamos solos en casa y en la radio pasan ese tema que tanto nos gusta.

 

En nuestro cerebro muchos son los acontecimientos que ocurren mientras estamos bailando. Por ejemplo, se evalúan señales de ubicación en el espacio, se deciden qué músculos estirar y cuáles contraer, se mantiene el equilibrio, se perfeccionan los movimientos, etc.

 

No hay dudas que bailar es bueno para la salud, seguramente eso lo sabías o lo habías leído antes. Pero se ha comprobado que contonearte al escuchar cierto tipo de música es la terapia perfecta para huir de la depresión, la tristeza y el estrés. Pero además, sirve para mejorar la capacidad pulmonar y cardíaca, bajar de peso y quitarnos la vergüenza.

 

Los científicos de la Escuela de Medicina de Nueva York dicen que bailar es la actividad más efectiva para evitar el envejecimiento del cerebro. Está incluida dentro del grupo de tareas que no podemos dejar de realizar, tales como resolver crucigramas, hacer sudoki o leer. 

 

Si aún no practicas nada de ello, no tardes más ya que los doctores dicen que cuánto antes lo hagas, más estimularás los dos hemisferios cerebrales y conservarás tu lucidez.

 

La gerontología durante años ha tratado de identificar cuáles son las acciones que permiten a las personas no padecer problemas de la ancianidad. Entre las conclusiones a las que llegaron, se encuentran el hecho de bailar asiduamente, sea de manera profesional o casera. La danza o el baile exigen creatividad para realizar cada paso, produciendo reestructuraciones en las estructuras neuronales. 

 

Entonces, se recomienda bailar 20 minutos por día cada mañana para llenarse de energía y afrontar la jornada con una gran sonrisa, dejando de lado los problemas.

 

Los movimientos que se realizan al bailar nos ayudan a liberarnos de las contracturas musculares y dejar de tener la postura erguida. Además, oxigena la sangre, nos ejercitamos y nos divertimos. Como si todo esto fuera poco, bailar mejora la flexibilidad y evita el dolor en las extremidades, así como también disminuye los niveles de colesterol y fortalece las actividades pulmonar y cardíaca.

 

 

 

El estilo de música tiene mucho que ver.

 

Además de los beneficios detallados por bailar, se sabe también que cada subgénero de música tiene una relación diferente en el cerebro de quiénes la escuchan.

 

El Hard Rock permite quitar la angustia y el dolor, que olvidemos los problemas, mejoremos los ánimos, reduzcamos el estrés y “seguir adelante”.

 

La música clásica hace que las personas estén más tranquilas y concentradas (una terapia muy interesante consiste en que las mujeres embarazadas escuchen Mozart o Vivaldi para que su bebé sea más calmado al nacer). Además fomenta hábitos de aprendizaje, nos hace más inteligentes y razonables.

La música romántica estimula la hormona “del amor”, conocida científicamente como oxitocina. Abre los sentimientos y la excitación, permite que una persona se sienta más confiada de si misma al tener una cita.

 

El “Metal” aumenta la producción de las hormonas calmantes y estimulantes de una manera especial, ya que el cerebro recibe como si fuera una “explosión de energía” y al terminar de escuchar esos compuestos se disuelven y nos permiten sentirnos más reflexivos o nostálgicos.

 

El Hip Hop y la música electrónica tienen efectos similares en el cuerpo, ya que estimulan la producción de hormonas “energéticas”, hacer actividad constante, ejercitar, moverse más rápidamente, etc.

 

La música Disco y la Pop fomentan la alegría y el gozo, nos permiten perder los miedos, tomar coraje para hacer lo que queramos, disfrutar del momento y no sentir vergüenza.

 

Por último, el jazz y el blues son sinónimo de liberación espiritual, pero a través de la tristeza y la angustia. Igualmente tienen buenos efectos ya que agudiza los sentidos, permite la seducción, tranquiliza la mente, libera las tensiones, fomenta la sinceridad y la serenidad.

 

Así que ya lo sabes, para cada sensación, una canción. Y para entrenar el cerebro, un poco de baile.

 

5 reglas de cortesía en salsa

 

Algunas de estas reglas sirven para ambos sexos pero nos centraremos en aquéllas que debe seguir el chico.

1. Baila con tu pareja, no con quien te está mirando.

Es un clásico, lo veo continuamente, tanto chicos como chicas que en lugar de estar prestando atención a su pareja durante el baile están más pendientes de si el resto de personas les está viendo o no. 

Y por cierto, esto va tanto para chicos como para chicas, si vas a bailar con alguien y vas a ponerle cara de perdonarle la vida, mejor quédate en casa o dile directamente que no quieres bailar.

No hay cosa más desagradable que bailar con alguien que no solo no te está prestando atención si no que pone cara de “que se acabe ya esto”. 

Eso no quiere decir que tengas que estar todo el rato sonriendo, eso ya va según cada uno. Pero una cosa es tener el rostro serio de concentración y otra de ninguneo.

 

2. Pregunta que estilo quiere bailar la chica.

Hoy en día la salsa se ha extendido tanto que es raro que alguien solo baile un estilo: Salsa cubana, colombiana, on1, on2, nueva york, puerto rico…

Lógicamente es el chico quien debe hacerlo, ya que es la persona que va a indicar en el baile.

Bailar con una chica es una forma de comunicarse, y para poder comunicarse mejor ambos tienen que hablar el mismo idioma. La idea romántica que oigo a menudo de “Lo importante es escuchar la música, mover el cuerpo y olvidarse de las figuras” está muy bien sobre el papel, pero la realidad es otra. Intenta bailar on2 con alguna chica que solo sepa cubano a ver que pasa.

Puede que ya conozcas la chica y sepas que estilo prefiere bailar, o que sea un evento de alguno en concreto, pero por lo general si en la pista se ve de todo y no conoces a la chica por deferencia pregunta con qué estilo se siente más cómoda bailando.

Personalmente no me gusta imponer aunque tenga mis preferencias.

Si por lo que sea solo sabes bailar un estilo, no hay duda entonces, ¡es el que sabes y adelante! Aunque te aconsejo que aprendas cuantos más estilos mejor, con más gente te podrás comunicar.

3. Pasos libres o shines

Especialmente esto se da en salsa lineal.

Hay ciertos momentos de la canción que se presta a soltar a la chica y marcarse unos libres, tanto tú como ella. Es una forma también de crear descansos y dejar que cada uno se exprese como quiera durante unos compases.

Todo esto está muy bien, el problema es que no todo el mundo tiene los recursos o las ganas suficientes como para ponerse a hacer libres durante un minuto.

Veo continuamente como chicos se marcan unos estupendos libres llenos de sabor mientras la chica hace poco más que el básico esperando a que la recojan como agua de Mayo.

Si notas que la chica se siente incómoda por lo que sea, que se nota, deja de ir por tu cuenta y cógela de nuevo para baile en pareja.

 

4. Aborta las figuras que no salen

Te preparas para hacer esa magnífica figura que tanto te gusta, notas que de repente está un poco forzada. ¿Qué tienes que hacer? abortar misión. De verdad, a veces veo en la pista como se intenta que salga una figura por las buenas o por las malas, la cara de la chica intentando evitar una luxación es un poema.

Puede que no salga porque es excesivamente complicada para ella, puede que la hayas pillado con el pie cambiado, que haya tropezado con alguien del alrededor, que tu no indiques bien, que hayas bebido demasiado, no importa. Si una figura no sale, no sigas. Pon buena cara y a otra cosa, que no se acaba el mundo. 

 

5. Da las gracias

Termina la canción, da las gracias a la chica o al chico. No cuesta nada.

BONUS. No estás solo/a en la pista

No solo hay que ser cortés con tu pareja, puesto que compartes un espacio con otros bailarines también tienes que serlo con ellos.

Si eres chico intenta no lanzar la chica contra otra pareja que esté bailando y aborta cualquier figura si ves que se va a producir un choque. Si eres chica ten cuidado con adornos, tanto de brazos como de pies. Un taconazo puede amargar la noche a cualquiera. Odio a aquella gente que se cree la dueña de la pista. 

Si finalmente no has podido evitar tropezar con alguien, por favor, pide disculpas al menos.