ALMERÍA EN UN VISTAZO

La ciudad de Almería localizada en la zona sureste de la Península. Con un clima privilegiado de inviernos y veranos templados, y una temperatura media de 17º C, Almería es la ciudad europea con más horas de luz al año. Con casi 190.000 habitantes, es una ciudad tranquila, acogedora y llena de contrastes.

Históricamente su origen se remonta a tiempos prehistóricos, pero no es hasta el año 955 cuando Almería es fundada como ciudad por los árabes. De esta época de esplendor comercial se conserva la Alcazaba (la fortaleza árabe más extensa de Europa), y diversos restos como los de la Mezquita Mayor, aljibes, murallas, etc.

Su patrimonio cultural lo completan la imponente Catedral-Fortaleza, los conventos e iglesias del centro histórico, los Refugios de la Guerra Civil Española o los distintos museos, centros de visitantes y salas de exposiciones. También conserva un importante legado de la etapa industrial y minera, con la Estación de Ferrocarril, el Cargadero de mineral o "Cable Inglés" y el Mercado Central como máximos exponentes.

Todo este patrimonio lo puedes conocer a través del programa de visitas turísticas guiadas del Ayuntamiento de Almería. Cada fin de semana tienes una propuesta diferente para recorrer los lugares y monumentos más emblemáticos de la capital.

Almería posee 40 km de línea costera en la que puedes disfrutar del sol, la playa y la naturaleza. Mención especial merecen las playas vírgenes y el paisaje del Parque Natural Cabo de Gata. Además, si te gustan los parques y jardines, puedes perderte por el del Boticario o el de Nicolás Salmerón.

La ciudad es también centro de entretenimiento. Almería te invita a pasar inolvidables momentos de diversión con festivales de música, teatro y cine, como el Festival Internacional “Almería en Corto”. Sus fiestas tradicionales como la Feria de Agosto, la Semana Santa, declarada de Interés Turístico Andaluz, y su Carnaval, entre otros muchos eventos, completan la oferta de ocio.

Por el paladar, también Almería enamora. Su gastronomía destaca por la gran variedad tanto de establecimientos como de manjares que podemos encontrar en ellos, donde el tapeo es casi un rito a disfrutar en sus calles y plazas. Las migas, ajoblanco, jibia en salsa, gurullos o trigo forman parte de la cocina tradicional que se puede encontrar en cada esquina.

Y para los profesionales, la ciudad de Almería está desarrollando una gran labor dentro del sector del turismo de Reuniones y Congresos, con innumerables atractivos para el visitante y apostando por el Palacio de Congresos y Exposiciones Cabo de Gata - Ciudad de Almería como eje principal.

En definitiva, la oferta monumental, cultural, natural, gastronómica, de alojamiento, de deporte y ocio, la convierten en un centro urbano de gran interés, que sin duda merece la pena descubrir.

 

ITINERARIO PARA UN FIN DE SEMANA en almeria centro.

 

VIERNES

Mañana

La Catedral-Fortaleza: En la Plaza de la Catedral se puede disfrutar de la portada principal de la Catedral- Fortaleza, de estilo renacentista, así como de la fachada del Palacio Episcopal. La entrada para las visitas turísticas es por la C/ Velázquez, pues la portada principal solo se abre en horario de culto. Antes de comenzar la visita de la Catedral, puedes acercarte a la C/ Cubo y admirar el Sol de Portocarrero, emblema de la ciudad y anagrama de la Universidad de Almería. Saliendo de la Catedral por la C/ Velázquez y girando a la derecha, puedes ver la portada lateral de Los Perdones y dirigirte a la Iglesia-Convento de Las Puras, del siglo XVI (dejar solo siglo XVI) para observar su torre mudéjar y una calle típica de herencia musulmana coronada por la Alcazaba. Siguiendo por la C/ José Ángel Valente, en la que se encuentra la casa del poeta, se llega a la Plaza Campoamor, frente a la que se levanta el Palacio de los Marqueses de Cabra (s. XIX), sede del Archivo Histórico Municipal. Subiendo por esta calle (C/ Arráez), aparece con la fachada trasera del Ayuntamiento de Almería y llegas a la Plaza de la Administración Vieja, en la que destaca el edificio de la UNED (antiguo Colegio de Las Puras, s. XIX) y el Monumento a los Coloraos (esto está en la Plaza Vieja). Desde aquí se accede, por la C/ Mariana, a la emblemática C/ de las Tiendas que desemboca en la monumental portada de la Iglesia de Santiago (s. XVI). En el lateral de la misma, hay una calle peatonal repleta de bares donde están los Aljibes de Jayrán (s. XI). Continuando por esta calle se sale al Paseo de Almería, y subiendo a la izquierda, está la Puerta de Purchena, centro neurálgico de la ciudad presidido por la Casa de las Mariposas, el Cañillo del agua y la estatua de Nicolás Salmerón y Alonso, y donde también puedes visitar Los Refugios de la Guerra Civil Española (Plaza Manuel Pérez García). Subiendo por la tradicional C/ Granada, de comercio variopinto, se llega a la Avda. Vilches en la que puedes pasear por el mercadillo de la zona y admirar la Plaza de Toros (planta poligonal de 20 lados del año 1888, muy animada durante la Feria de Agosto). Para comer, puedes ir a los restaurantes y bares de tapas de la Rambla, el Paseo y alrededores, el Paseo Marítimo y la zona del Zapillo.

Tarde

En Carretera de Ronda, puedes conocer la historia de Almería desde los asentamientos prehistóricos (destacan El Argar y Los Millares) a las épocas romana y musulmana en el Museo Arqueológico. Finalizada la visita, puedes continuar hasta el Centro de Arte Museo de Almería, en el que se realizan exposiciones temporales. El centro está anexo a una casa burguesa de 1927 y frente a la Estación de Ferrocarril (1893), ejemplo de la Arquitectura del Hierro.

Noche

Cena con aire flamenco en Peña Flamenca El Morato (cueva típica en C/ del Morato, s/n. Tel.: 675 525 460) y en Peña El Taranto (Aljibes de Jayrán en C/ Tenor Iribarne, 20. Tel.: 950 235 057)

SÁBADO

Mañana

Descubre nuestro sol en El Toyo y Retamar (autovía dirección Murcia). El Toyo es la villa construida para los Juegos del Mediterráneo celebrados en Almería en 2005 y tiene unas formidables zonas de paseo. Para relajarte puedes practicar el golf o disfrutar de una sesión de spa. Continuando en dirección a Cabo de Gata, se entra en el Parque Natural Cabo de Gata (declarado Parque Natural Marítimo Terrestre en 1987 y Reserva de la Biosfera por la Unesco), en el que destacan la zona de Las Salinas con su playa y los Miradores Ornitológicos con más de 80 especies distintas de aves, donde destacan los flamencos. Para comer, puedes encargar una paella en la barriada pesquera de San Miguel de Cabo de Gata y disfrutar de buen pescado fresco en la zona de la Playa de Las Salinas, La Fabriquilla o La Almadraba de Monteleva.

Tarde

De compras por la Almería del s. XIX
En esta visita puedes aprovechar para realizar tus compras en la zona comercial del centro, a la vez que conoces el pasado de la ciudad. Si recorres el Paseo de Almería, desde la calle peatonal Aguilar de Campoo puedes admirar la fachada principal del Mercado Central, ejemplo de la Arquitectura del Hierro de finales del s.XIX. Bajando por el Paseo, en la C/ Navarro Rodrigo se encuentra el Palacio de la Diputación Provincial, que posee un espléndido Patio de Luces, sede de exposiciones temporales. Esta calle desemboca en la Rambla Obispo Orberá, donde se alza el Convento de la Compañía de María (1855). Girando a la izquierda, se llega a la Rambla Federico García Lorca, un extenso parque de estanques, fuentes y zonas ajardinadas. Siguiendo hacia el mar, frente a la Plaza de las Velas y la Estatua de la Caridad (1897), se sitúa la singular Casa de González Montoya (1928), también conocida como Chalet montañés. A continuación, se llega al Parque Nicolás Salmerón y frente a éste se alza el Cable Inglés (cargadero de mineral de hierro de 1904), unido a la Estación del Ferrocarril a través de un puente que llega hasta la Playa de las Almadrabillas.

Noche

Para cenar y salir de copas: restaurantes y bares de la zona centro (alrededores del Paseo de Almería y la Rambla Federico García Lorca)

DOMINGO

Mañana

Visita ineludible de los Refugios de la Guerra Civil, situados junto a la Puerta de Purchena en la Plaza Manuel Pérez García, unas galerías subterráneas antibombardeos cuya conservación, dimensiones y puesta en valor las hace únicas en España. (Reservas: 950.26.86.96 refugios@aytoalmeria.es) Al salir por la C/ Pablo Cazard, te encuentras con la Escuela de Artes, que posee un claustro del s. XVIII. Girando a la derecha está el Santuario de la Virgen del Mar, que conserva la imagen de la Patrona de Almería, una talla de los s. XIII-XIV. Siguiendo por la C/ Gravina y girando a la izquierda por la C/ Real, se llega a la Fuente de los Peces del Parque Nicolás Salmerón. Si se coge el Paseo de San Luis a la derecha, se sube toda la C/ de la Reina, y después la C/ Almanzor, se llega a la Alcazaba que, situada sobre un cerro, domina la Medina. Para comer: Parque Nicolás Salmerón, puerto deportivo y paseo marítimo.

Tarde

Para tomar un café, se recomiendan las zonas del Paseo, la Rambla de Almería y el paseo marítimo.

Visita a las playas de la ciudad.

PLAYAS de almeria.

En el término municipal de Almería se encuentran, posiblemente, algunos de los contrastes más abruptos de todo el litoral mediterráneo, con oferta de playa para todos los gustos. Sin duda, las playas del Parque Natural de Cabo de Gata son acaso las más misteriosas, al tiempo que han cobrado una fama creciente; pero a su lado, las playas de la capital se han colocado en la vanguardia en cuanto a servicios y calidad, sin olvidar las de El Toyo, una gran perla turística de la ciudad.

La cocina almeriense es imaginativa, autónoma, variada y original. El pimiento y su derivado, el pimentón, son el pilar de una cocina que ha llegado hasta nuestros días y que se sigue comiendo todavía en numerosas casas y algunos restaurantes.

Tapas

Las tapas forman parte de la tradición culinaria almeriense y se sirven de forma gratuita al pedir una bebida (caña, vino o mosto) en prácticamente todos los bares de Almería. Existe una gran variedad para su degustación, entre las que se encuentran: aguja, arroz (paella), boquerones en vinagre, calamares fritos, cazón en adobo, caracoles, costillas a la plancha, cherican (originaria almeriense y conocida popularmente como “chérigan”), ensaladilla rusa, tabernero (variante de “pisto” y “fritaílla”), gambas a la plancha, jibia a la plancha, jibia en salsa, migas, mejillones al vapor, mojama, gurullos, trigo, lomo a la orza, lomo a la plancha, patatas bravas (originaria almeriense), patatas en alí-olí, pinchitos, pipirrana de pulpo, patatas a lo pobre, pescaíto frito, ajoblanco (típico de Almería), etc.

La tradición de la tapa

Según cuenta la historia, sería Alfonso X el Sabio (siglo XIII) quien dispusiera que en los mesones castellanos no se sirviese solo el vino, sino que estuviese acompañado de comida para evitar Según cuenta la historia, sería Alfonso X el Sabio (siglo XIII) quien dispusiera que en los mesones castellanos no se sirviese solo el vino, sino que estuviese acompañado de comida para evitar que se subiese rápidamente a la cabeza. La tapa se depositaba sobre la boca de la jarra o vaso con vino para taparlos (de ahí el nombre), evitando de esta forma que algún elemento volador se introdujese en la bebida. Sobre la misma se ponía para acompañamiento del vino algún aperitivo, que consistía generalmente en una loncha de jamón, chorizo, otras clases de embutidos y alguna vez una porción de queso. Con ello, la tapa no quedaba tan simple sobre la jarra o el vaso y, a la vez, servía de fortalecimiento del vino, soportando mejor los excesos de la bebida.que se subiese rápidamente a la cabeza. La tapa se depositaba sobre la boca de la jarra o vaso con vino para taparlos (de ahí el nombre), evitando de esta forma que algún elemento volador se introdujese en la bebida. Sobre la misma se ponía para acompañamiento del vino algún aperitivo, que consistía generalmente en una loncha de jamón, chorizo, otras clases de embutidos y alguna vez una porción de queso. Con ello, la tapa no quedaba tan simple sobre la jarra o el vaso y, a la vez, servía de fortalecimiento del vino, soportando mejor los excesos de la bebida.

FIESTAS Y TRADICIONES

La Feria en honor a la Virgen del Mar es la cima en la oferta festiva de nuestra ciudad, en pleno mes de agosto y convertida en gran punto de encuentro para almerienses de todo el mundo y visitantes que quieren descubrir el espíritu acogedor de nuestros ciudadanos. Junto a la Feria, un gran abanico de celebraciones populares que aúnan el carácter festivo del andaluz con el espíritu abierto del Mediterráneo.